Oraciones de relativo / interrogativas: ¿con o sin acento?

Dos frases que consten de elementos parecidos pueden responder a mecanismos sintácticos muy distintos: el uno dará oraciones interrogativas indirectas (con pronombre acentuado: “qué”, “quién”, “quiénes”, “cuál”, “cuáles”, “cuánto”, “cuántos”, “cuándo”, “dónde”, “cómo”), el otro oraciones de relativo (con pronombre sin acentuar: “que”, “quien”, “quienes”, “cual”, “cuales”, “cuanto”, “cuantos”, “cuando”, “donde”, “como”):

Lo ha dicho X. + Lo tenía que decir X. → Lo ha dicho quien lo tenía que decir. (De relativo: sin acento.)

Ha dicho esto: ¿Quién lo tenía que decir? → Ha dicho quién lo tenía que decir. (Interrogativa: con acento.)

Pedro mira de la manera X. + La madre de Pedro mira de la manera X. → Pedro mira como mira su madre. (De relativo: sin acento.)

Pedro mira lo siguiente: ¿Cómo mira la madre de Pedro? → Pedro mira cómo mira su madre. (Interrogativa: con acento.)

En los ejemplos siguientes partimos de la frase problema, que a pesar de todo no podremos evitar que, por el acento, esté adelantando la solución:

Boris quiere ir a la escuela donde van los niños pudientes. ← Boris quiere ir a la escuela X. + Los niños pudientes van a la escuela X. (De relativo: sin acento.)

Entregué la carta a los que defienden la posición más cerrada. ← Si X, Y y Z defienden la posición más cerrada, entregué la carta a X, Y y Z. (De relativo: sin acento.)

Éste es un campo en el que las cosas no son lo que parecen. ← Éste es el campo X. + En el campo X las cosas no son lo que parecen. (De relativo: sin acento.)

Uno se coloca donde quiere. ← Si uno quiere colocarse en el lugar X, uno se coloca en el lugar X. (De relativo: sin acento.)

Cuando el pito del tren llegó hasta sus oídos, habló el ventero. ← Si el pito del tren llegó hasta sus oídos en el momento X, en el momento X habló el ventero. (De relativo: sin acento.)

A ver si le dices a ése, cuando venga, que se quede esta tarde. ← En el momento en que ése venga, a ver si le dices que se quede esta tarde.  ← Si ése viene en el momento X, en el momento X a ver si le dices a ése que se quede esta tarde. (De relativo: sin acento.)

Que hagan lo que quieran. ← Si quieren X, que hagan X.  (De relativo: sin acento.)

El reverbero que venía del suelo se difundía por la sombra. ← Si del suelo venía el reverbero X, el reverbero X se difundía por la sombra. (De relativo: sin acento.)

Fue el mismo ventero quien le apartó la cortina. ← Fue el mismo ventero el que le apartó la cortina. ← X es el mismo ventero. + X le apartó la cortina. (De relativo: sin acento[1].)

Lo has hecho exactamente al revés de como te dije. ← Lo has hecho exactamente al revés de así. + Te dije [que lo hicieras] así.[2]   (De relativo: sin acento.)

(De gramática algo difícil.) No es cuestión de lo que se vea o se deje de ver. (“Lo que”: De relativo: sin acento.)

(De gramática algo difícil.) Eso depende de lo caliente que esté el hierro. (“Lo + ADJ. + que”: De relativo: sin acento.)

¿Y cómo quieres que al otro le dé tiempo? (Pregunta: interrogativa: con acento.)

Es en el campo y no se para de calor, conque ¿qué no será en la capital? (Pregunta: interrogativa: con acento.)

Si el niño es capaz de eso, de qué no será capaz su padre. ← Si el niño es capaz de eso, nos podemos preguntar: ¿de qué no será capaz su padre? (Interrogativa: con acento.)

No sabes qué hacer con los ojos. ← No sabes esto: ¿Qué hacer con los ojos? (Interrogativa: con acento.)

No sabes dónde colocar los ojos. ← No sabes lo siguiente: ¿Dónde colocar los ojos? (Interrogativa: con acento.)

Me gusta ver quién pasa. ← Me gusta ver lo siguiente: ¿Quién pasa? (Interrogativa: con acento.)

Nadie sabe cuál es su juego. ← Nadie sabe esto: ¿Cuál es su juego? (Interrogativa: con acento.)

Ya sé cuándo se abre el bar. ← Ya sé esto: ¿Cuándo se abre el bar? (Interrogativa: con acento.)

Cuánto cuesta el pan depende de a cómo va el trigo. ← ¿Cuánto cuesta el pan? Depende de esto: ¿A cómo va el trigo? (Interrogativas (la respuesta a la primera pregunta depende de la respuesta a la segunda): con acento.)

Siempre sabías quién había sido. ← Siempre sabías esto: ¿Quién ha sido? (Interrogativa: con acento.)

A continuación, pares de oraciones que constan de parecidos elementos pero la una responde a una construcción de relativo y la otra a una construcción interrogativa:

Juan ha estudiado donde  estudian los niños pudientes. ← Juan ha estudiado en X. + En X estudian los niños pudientes. (De relativo: sin acento.)

Juan ha estudiado dónde estudian los niños pudientes. ← Juan ha estudiado lo siguiente: ¿Dónde estudian los niños pudientes? (Interrogativa: con acento.)

Ahora me va a enseñar cómo la tengo que educar. ← Ahora me va a enseñar esto: ¿Cómo la tengo que educar? (Interrogativa: con acento.)

Ahora me va a enseñar como la tengo que educar. ← Si la tengo que educar de la manera X, ahora me va a enseñar de la manera X. [Es decir, si la tengo que educar aprisa y de cualquier manera, ahora me va a enseñar –matemáticas, por ejemplo– aprisa y de cualquier manera.] (De relativo: sin acento.)

Que entendieras lo que es una muchacha. ← Si una muchacha es X, que entendieras X. [¿O tal vez: Si una muchacha es X, que entendieras que una muchacha es X.?] (De relativo: sin acento.)

Que entendieras qué es una muchacha. ← Que entendieras esto: ¿Qué es una muchacha? (Interrogativa: con acento.)

Con el calor que ha hecho esta semana, vendrá gente al río. ← Esta semana ha hecho un calor X. + Con un calor X, vendrá gente al río. (De relativo: sin acento.)

Que venga gente al río depende de qué calor ha hecho durante la semana. ← Que venga gente al río depende de esto: ¿Qué calor ha hecho durante la semana? (Interrogativa: con acento.)

Mauricio se entretenía en arrancar una hebra que había quedado prendida. ← Mauricio se entretenía en arrancar la hebra X. + La hebra X había quedado prendida. (De relativo: sin acento.)

Mauricio se entretenía en arrancarle al guardia quién había quedado prendido. ← Mauricio se entretenía en arrancarle al guardia esto: ¿Quién ha quedado prendido? (Interrogativa: con acento.)

Mauricio se entretenía en arrancarle una hebra al guardia que había quedado prendido. ← Si el guardia X había quedado prendido, Mauricio se entretenía en arrancarle una hebra al guardia X. (De relativo: sin acento.)

Había mirado a un lado y a otro en el momento en que iba a entrar. ← Si iba a entrar en el momento X, en el momento X había mirado a un lado y a otro. (De relativo: sin acento.)

Había mirado en qué momento iba a entrar. ← Había mirado esto: ¿En qué momento iba a entrar? (Interrogativa: con acento.)

Pensad cuántos viajes nos ahorramos. ← Pensad esto: ¿Cuántos viajes nos ahorramos? (Interrogativa: con acento.)

Pensad cuantos viajes nos ahorramos.  [Uso culto o anticuado de «cuantos» con el sentido de «todos los».] ← Pensad todos los viajes que nos ahorramos. ← Nos ahorramos los viajes X, Y y Z. + Pensad los viajes X, Y y Z. (De relativo: sin acento.)

Cuando entren en el bar, la atmósfera será incómoda. ← Entrarán en el bar en el momento X. + En el momento X la atmósfera será incómoda. (De relativo: sin acento.)

Saben que, cuando entren en el bar, la atmósfera será incómoda. ← Saben esto: Cuando entren en el bar, la atmósfera será incómoda. ← Saben esto: (Entrarán en el bar en el momento X. + En el momento X la atmósfera será incómoda.) (De relativo: sin acento.)

Miren cómo estamos hoy. ← Miren esto: ¿Cómo estamos hoy? (Interrogativa: con acento.)

Miren como estamos hoy. ← Si hoy estamos de la manera X, miren ustedes de la manera X. [Más natural: Miren como hoy estemos. ← Si hoy estamos de la manera X, miren ustedes de la manera X.] (De relativo: sin acento.)

Nota sobre los verbos de la oración principal: Si ahora hacemos un inventario de los verbos de los que dependen las anteriores oraciones interrogativas indirectas, encontramos los siguientes: “decir”, “mirar”, “saber”, “ver”, “depender”, “estudiar”, “enseñar”, “entender” y algún otro, que podrá ser tan aparentemente “físico” o “material” o pedestre como “arrancar”, pero habrá de tener alguna nota semántica de “conocimiento, percepción o averiguación” (como tiene “arrancar(le a alguien algo)” cuando se usa en el sentido de “sonsacar”, “averiguar preguntando a alguien”). Esa nota ha de tener, por cierto, “depender” cuando rige interrogativas indirectas: que  quién eres depende de con quién andas significa que la cuestión (y una cuestión es una pregunta: una posibilidad de conocimiento o un conocimiento posible) de quién eres depende de la cuestión (mismo paréntesis) de con quién andas. Si, en cambio, el inventario lo hacemos de los verbos de los que dependen las anteriores oraciones de relativo, además de los citados, encontraremos en los ejemplos anteriores los verbos “ir”, “entregar”, “ser”, “colocarse”, “hacer”: las oraciones de relativo pueden depender de cualquier verbo. Si nos fijamos en los ejemplos con “mirar”, “ver”, “estudiar” nos daremos cuenta de que tienen distinto sentido en los dos casos: En “mira cómo beben los peces en el río”, “mirar” es un verbo de conocimiento o percepción; en “mira como su madre”, el verbo “mirar” no hace valer su significado de conocimiento o percepción: funciona como un verbo, digamos, “físico”, “material” o pedestre. En “estudia como su hermano”, “estudiar” es verbo raso o pedestre; en “estudia cómo fastidiar a su hermano”, “estudiar” es verbo de conocimiento (“hacer un estudio sobre”, “intentar averiguar”).

*

[1] Oraciones introducidas por “lo que”/ “el que” / “la que” o por un “quien” sustituible por  “el que” o “la que” son siempre de relativo: sin acento.

[2] En esas dos frases “así” significa lo mismo que “de la manera X”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *