Conversación inicial del “Fedón” (57a-57c), traducción

57a EQ. ¿Tú mismo[1], Fedón, estuviste con Sócrates aquel día que bebió la droga[2] en la prisión, o se lo has oído a algún otro?

FED. Yo mismo[3], Equécrates.

EQ. ¿Qué es, pues, lo que dijo él ante la muerte? ¿Cómo iba a acabar? Que con gusto lo oiría yo, porque ni de mis paisanos los fleasios viaja ahora a Atenas ninguno apenas, ni en mucho tiempo ha llegado desde allí ningún extranjero 57b que haya sido capaz de trasmitirnos algo claro[4] sobre el particular, salvo naturalmente que bebió la droga y murió, pero de lo demás no sabían decir nada.

58a FED. ¿Tampoco lo del juicio, entonces, os habéis enterado de cómo fue?

EQ. Sí, eso sí que nos lo trasmitió alguien, y por cierto que nos extrañábamos de que, habiendo sido el juicio tiempo antes, parece que murió mucho después. ¿Cómo fue, pues, eso, Fedón?

FED. Una casualidad fue lo que le ocurrió, Equécrates. Pues resultó que la víspera del juicio quedó coronada la popa de la nave que mandan a Delo los atenienses.

EQ. Y eso, en fin, ¿qué quiere decir?

FED. Ésa es la nave, según dicen los atenienses, en la que una vez marchó Teseo a Creta[5] llevando a los “dos veces siete” aquellos, 58b y los salvó y también se salvó él[6]. De manera que hicieron voto a Apolo, según se dice, entonces, de que, si se salvaban, cada año librarían a Delo una espectaduría[7]. Que es la que, todavía ahora, siguen enviando al dios desde aquel tiempo cada año. Desde que comienzan, pues, la espectaduría, es entre ellos ley mantener la ciudad pura en ese tiempo y no matar oficialmente a nadie “hasta que a Delo llegue la nave y de nuevo aquí”. Y eso a veces lleva mucho tiempo, cuando se da el caso que los retienen los vientos. 58c Pero el comienzo de la espectaduría tiene lugar cuando el sacerdote de Apolo corona la popa de la nave, y eso se dio el caso, como digo, de que sucedió la víspera del juicio. Por eso fue incluso mucho tiempo el que pasó Sócrates en la prisión entre el juicio y la muerte.

EQ. Y ¿cuáles fueron las precisas circunstancias de la muerte misma, Fedón? ¿Qué fue lo que se dijo y se hizo, y quiénes de sus amigos los que estuvieron con él? ¿O es que las autoridades no les permitían estar, e iba a acabar privado de los suyos?

58d FED. De ningún modo: estaban algunos, e incluso muchos.

EQ. Pues todas esas cosas procura relatárnoslas de la manera más clara y cierta posible[8], a no ser que tengas acaso algún apremio[9].

FED. No, libre estoy[10], y voy a intentar contároslo, que, además, acordarme de Sócrates, sea hablando yo o oyendo hablar a otro, es para mí siempre lo más agradable del mundo[11].

EQ.- Pero por supuesto, Fedón, y en los que van a escucharte otros tales tienes. Ea, trata de contárnoslo todo lo más exactamente que puedas.

58e FED.- Pues bien: por mi parte, admirable fue lo que en la ocasión me pasó. Que es que ni me venía compasión, como al que asiste a la muerte de un hombre amigo, pues feliz[12] se me presentaba él, Equécrates, así en la actitud como en las palabras, tan sin miedo y noblemente iba a acabar. De modo que se me ocurrió que él ni siquiera yendo al Hades[13] iba sin un lote divino, sino que también al llegar allí iba a irle bien 59a si es que alguna vez le había ido a alguien. Por eso fue por lo que no me venía mayormente compasión, como parecería natural en quien asiste a un caso de duelo, ni por lo demás tampoco placer porque tratáramos de filosofía como solíamos (y es que de esa clase venían a ser los decires), sino que fue talmente una cosa extraña[14] lo que me pasó, una desacostumbrada mezcla compuesta de placer y de pena, cuando pensaba que en seguida iba él a morir, y todos los presentes así era poco más o menos como nos encontrábamos, ahora riendo, a veces llorando, y uno de nosotros especialmente, Apolodoro, 59b que seguramente ya lo conoces a él y el carácter que tiene.

EQ. ¡Cómo no!

FED. Bien, pues él estaba por completo así, y yo mismo estaba confuso, y los otros igual.

EQ. Y ¿quiénes estuvieron presentes, Fedón?

FED. Estaba éste, Apolodoro, de los del país, y Critóbulo y su padre, y además Hermógenes, Epígenes, Esquines y Antístenes. Y también estaba Ctesipo el peanieo, y Menéxeno y algunos otros de los del país. Platón creo que estaba enfermo.

EQ. Y extranjeros, ¿había alguno?

59c  FED. Sí, Simias, el tebano, y Cebes y Fedondes, y de Mégara Euclides y Terpsión.

EQ. Y Aristipo y Cleómbroto, ¿estuvieron?

FED. No; no sé[15], se decía que estaban en Egina.

EQ. ¿Estaba presente algún otro?

FED. Más o menos ésos creo que fueron los que estuvieron.

EQ. Bien, y, ¿cuáles dices que fueron los decires?

FED. Yo te lo intentaré contar todo desde el principio.

*

[1] Aὐτός, “mismo”, “(tú) mismo”, es la primera palabra del diálogo (Platón no indicaba a quién había que atribuir las preguntas y respuestas de un diálogo más que mediante las apelaciones, en vocativo, en las propias intervenciones de los personajes).

[2] Otras traducciones posibles, “el preparado, el brebaje, el bebedizo, la poción”.

[3] Aὐτός, es decir, “(yo) mismo”.

[4] “Algo claro” traduce σαφές τι, siendo σαφής “claro, evidente, manifiesto”,  y de ahí “cierto”, “seguro”, incluso “verdadero”. Schleiermacher traduce “etwas Genaues”, “algo exacto”.

[5] “Según dicen los atenienses”, pues, como señala Plutarco (Tes. 23), debido al largo tiempo transcurrido desde Teseo, ese navío se había convertido en el ejemplo paradigmático como ilustración del problema ¿cuándo deja una cosa de ser la misma?

[6] Los dos “salvó” son en griego ocurrencias del verbo σῴζειν, que por gramática ha de significar “hacer que sea o esté σῶς, es decir, sano y salvo”: “preservar (sano y salvo)”.

[7] La palabra θεωρία, que ciertamente se refiere aquí a una embajada o misión festiva, es por formación de palabras “condición de θεωρός”, siendo θεωρός en su acepción más general “espectador” (el verbo θεωρεῖν, que por formación de palabras ha de significar “ejercer de θεωρός”, lo que en primera acepción significa es “mirar, observar, contemplar como espectador”).

[8] “De la manera más clara y cierta posible” pretende traducir ὡς σαφέστατα: “de la manera más σαφής posible: cf. nota a 57b.

[9] “Apremio” es ἀσχολία, que mediante el prefijo ἀ- privativo deriva de σχολή, “vacación”, “tregua”, “ocio”, como en latín de otium deriva negotium: “οcupación”, “trabajo”, “negocio”.

[10] “Estar libre” es σχολάζειν = tener σχολή, tener ocio: estar ocioso o desocupado.

[11] “Lo más agradable del mundo” es πάντων ἥδιστον, literalmente “lo más ἡδύς de todas las cosas”, siendo ἡδύς “dulce”, “grato”, “placentero”; cf. ἡδονή, “gusto”, “placer”.

[12] εὐδαίμων: “poseedor de un buen δαίμων (que guía sus pasos)”, que es seguramente una de las razones por las que algunos el correspondiente abstracto, εὐδαιμονία, lo traducen como “bienandanza”. Εn principio δαίμων es lo mismo que θεός, “dios”.

[13] Aunque Hades es propiamente el dios de la muerte, de modo que para referirse a su reino los griegos decían  algo como “donde Hades” (por ejemplo aquí εἰς Ἅιδου, “a (los dominios) de Hades”), traduciremos sencillamente “el Hades”.

[14] La palabra “extraño” no siempre traducirá, como aquí, ἄτοπος (literalmente “carente de lugar”), sino a veces (p. ej. en 117d) θαυμάσιος, que en la primera línea de este párrafo se ha traducido por “admirable”.

[15] Traduzco siguiendo la sugerencia de Rowe  (ad 59c4) “… οὐ δῆτα perhaps rather suggests a tone of simple surprise”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *