Pero, en serio, ¿no hay un tabú sobre Juan Carlos I?

No sé, pero me parece evidente que para encontrar sospechosa la conducta del entonces Rey y por lo tanto Jefe del Estado durante el golpe de estado del 23 de febrero de 1981 no hace falta ser Rufián, ni ser de ERC, ni separatista ni antiespañol. Basta con ir a la web de Iñaki Anasagasti y leer los recuerdos de Sabino Fernández Campo:

https://ianasagasti.blogs.com/mi_blog/2013/02/recuerdos-de-sabino-fern%C3%A1ndez-campo-lo-que-pas%C3%B3-de-verdad-el-23-f.html

Por tres veces aparecen allí en boca del entonces Rey, y al referirse a la conducta de los golpistas en el Congreso de los Diputados, palabras como “Eso no estaba previsto”. Son palabras que sólo pueden  interpretarse en el sentido de que él era el que estaba detrás del golpe. Y cuando por fin Sabino Fernández Campo le llama la atención sobre ellas (para recibir la respuesta “Bueno, es un decir”), percibe en el Rey “cierto nerviosismo”, “como si quisiera ocultarme algo”.

A lo referente al 23 de febrero hay que añadir algo que sucedió antes, cuando Juan Carlos aún no era Rey, sino sólo Jefe del Estado “en ejercicio” (creo que ésa era la denominación oficial de su cargo, porque suplía al dictador Franco, que se encontraba enfermo), durante la “Marcha Verde” de Marruecos: ¿Alguna vez se ha disipado la sospecha de que pudiera haber cometido delito de alta traición al dejar a súbditos españoles, indefensos, a merced de una potencia extranjera? No se ha disipado nunca; será quizá que la democracia española no necesita descender a esas zarandajas formalistas.

Pero lo grave es que cuando digo cosas así, por ejemplo en Facebook, nadie se da por aludido, nadie reacciona. Se ha observado tropecientas veces: hay un tabú que protege no sólo al Jefe del Estado en el ejercicio de su cargo, sino a quien alguna vez, en el pasado, fue Jefe del Estado. Las eventuales fechorías que pudiera haber cometido… nos las hemos de tragar todos con patatas. (¡Qué democracia tan modélica!, ¿verdad? Pero, en serio: ¿esta democracia nos considera a los ciudadanos mayores de edad? Y de no ser así no sería democracia, ni los ciudadanos de verdad ciudadanos. ¿Se entiende la sospecha de que quizá desde el 18 de julio de 1936 no hayamos dejado un instante de ser meros súbditos?)

(He comenzado citando a Rufián y a ERC, y se hace por ello necesario observar que el germen de República Catalana que es ya la Generalidad de Cataluña ha demostrado abundantemente que se encuentra mil veces más alejada de ser una democracia que el Estado español, en el que, por lo menos, hasta cierto punto aún rige cierta separación de poderes. En el Estado que actualmente tenemos, el Poder Judicial puede salirle al paso al Ejecutivo: en la República Catalana plenamente independiente tal cosa no podría suceder jamás.  Por eso mucha gente la llama Republiqueta.)

*

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *