Resumen de la ponencia presentada en Palma, 28.9.18

“La paradoja de la adquisición de la φρόνησις: interpretación filosófica de la armazón de alusiones en torno a Fedón 85cd”

Hay en la “defensa de Sócrates” cierto rasgo paradójico: habiendo insistido en que los filósofos no obtendrán la φρόνησις hasta que no mueran (66e, 68a-b), concluye con que son verdaderamente valientes y sobrios y tienen verdadera ἀρετή… en virtud de la φρόνησις (69a6-c3). Y aunque Sócrates sea la encarnación del filósofo, al respecto nada nos aclara, pues cuando en esa conclusión se refiere a su caso es sólo para decir que en su vida, siempre, se ha esforzado por todos los medios por ser de aquellos que han filosofado rectamente (69d), sin decirnos en qué se ha cifrado ese esfuerzo. Para “resolver”, o entender, la paradoja, tomo por guía la propia composición del diálogo, que en 85c1-d4 forma una “armazón de alusiones”: en ese pasaje coinciden, como si en él se apoyaran dos arcos, tres ecos verbales que en la primera parte (85c3-5) apuntan al final de la “defensa de Sócrates”, y precisamente al momento en que Sócrates declara haberse esforzado… etcétera (69d3-6), con otras tres frases o secuencias de palabras en la segunda parte (85c8-d4), una de ellas la alusión a una travesía en balsa cuando se carece de mejor navío, que adquirirán relevancia cuando sean evocadas en el momento en que Sócrates, relatando su decepción con Anaxágoras, introduzca el relato de la segunda navegación, en 99c7, c9 y d1. Es como si dos tramos de texto, la “defensa de Sócrates” y el relato de la “segunda navegación” fueran dos ξένοι que sobre la falsilla del pasaje 85c1-d4 hicieran encajar sus σύμβολα o teselas de hospitalidad y reconocieran así su ξενία, su pertenencia mutua. El que el segundo tenga en principio carácter autobiográfico hace atractiva la hipótesis de que en él hallaremos la descripción precisa del modo en que Sócrates se ha “esforzado” y quizá así la comprensión de nuestra paradoja. Para ello serán relevantes los siguientes elementos:

-El sentido del pasaje 85c1-d4, compatible con una descripción de la perseverancia socrática en el διαλέγεσθαι, simbolizada por esa precaria embarcación que consigue hacer la travesía de la vida; ésa es la imagen que da sentido a la alusión a la “segunda navegación”, que ya interpretamos en la línea del διαλέγεσθαι socrático en el III Congreso Internacional de Filosofía Griega, Lisboa 2016 (Book of Papers, 811-816).

-El que también al final del primer tramo esté presente la consideración de la causa, pues por ella se distingue al filósofo de los más, “valientes por cobardía”, “sobrios por desenfreno” (cf. 68d-e).

-El que así sea posible hallar mencionado en el primer tramo un imposible que, sin embargo, tiene lugar (68e3-5), lo cual se corresponde en el  segundo con ese τέρας (101b1) de que algo sea X en virtud de no X.

-El papel privilegiado concedido al miedo: en el primer tramo no sólo para describir la ἀνδρεία de los más sino también su σωφροσύνη (68e5), en el segundo para presentar la adhesión a la causa ingenua (101a5, b2, b5, c1, d1).

A partir de ahí cabrá determinar cómo logran los filósofos ser valientes por valentía y sobrios por sobriedad y entender la paradoja de la adquisición de la φρόνησις.

*