Totalitarismo de la redundancia

El post de José Luis Vergara en Facebook “desde hace tiempo estoy tan cansado de nacionalistas que cuando me preguntan si soy catalán contesto: «sí, pero ejerzo lo justo»” pone el dedo en la llaga. El conflicto catalán puede, en efecto, retrotraerse a la decisión –fiscalizadora de sentimientos, y por ello totalitaria– de las fuerzas entonces representadas por Jordi Pujol (ver en la sección Documentos su “Programa 2000”) de promover por todos los medios y convertir en obligatoria la identificación de “catalán” con “catalanista”. Pero, siendo que hay dientes no dentistas, árabes no arabistas, interventores no intervencionistas y hasta militares no militaristas, ¿a santo de qué tendríamos los catalanes que ser catalanistas?

*